jueves, 8 de septiembre de 2016

Con i de instrucción

Cuando supe que sería mamá, mis amigas se encargaron de darme un paquete de revistas infantiles sobre la crianza de los hijos, además de las llamadas telefónicas dándome un sin fin de consejos, y una serie de programas de televisión donde no me perdía como ser mejor mamá. ¡Ahora me rio! en ninguna de esas revistas me hablaba sobre el corazón tierno y perverso de mi hijo, si así es; es en la Biblia donde pude ver cuán lejos estaba del ideal de Dios, y fue ahí donde descubrí que nada de lo que había leído tenia tanto poder como la instrucción Bíblica.



Somos llamados a la instrucción de nuestros hijos en SU camino
Debemos enseñar de Dios a nuestros hijos, pero también todos los principios Bíblicos “Educa a tu hijo desde niño, y aun cuando llegue a viejo seguirá tus enseñanzas”.

Todo aquello que lo haga un buen hombre para ejercer su camino de la mejor forma, es decir una buena conducta, practicando la honestidad, prudencia, humildad, bondad, etc.

“Los padres son las personas por medio de las cuales los decretos de Dios son transmitidos y Dios los llama para entrenar a sus hijos cuando se sienten, cuando vayan por el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten. Dios tiene un propósito.
 Él quiere que una generación le siga a otra en Sus caminos. Dios logra su propósito a través de las agencias de instrucción paternal.”(Tedd Tripp)

La educación de nuestros hijos debiera comenzar por nosotros mismos:
 ¿Qué ejemplos estamos dando en casa? ¿Cómo es nuestro actuar, hablar? ¿Estamos leyendo la Biblia con ellos, nos ven hacerlo?
Si queremos formar hijos con valores Bíblicos debemos ser nosotros quien los mostremos primero. Como padres, somos los agentes de Dios para enseñar, instruir y disciplinar. Ama a tus hijos, abrázalos, pide perdón cuando te equivoques, abraza a tu esposa, se amable con ella o con El.

Para hacer con tus hijos:

Lean la Biblia juntos todos los días, pueden ser solo unos versículos (si tienes hijos pequeños hay historia Bíblicas cortas)

Pueden hacer una receta juntos y ver la importancia de seguir las instrucciones, ¿Qué pasaría si no seguimos las instrucciones de la receta? Puedes preguntar e interactuar con ellos al respecto.

Enséñales la importancia de ser puntuales, pide que estén a una hora listos, ya sea en la mesa o bien para salir, explica la dinámica con tiempo y recuérdaselos 15 antes.
(les quedan solo 15 minutos para estar aquí)

Pidan las cosas por favor y den las gracias.

Oren por la noche, canten un salmo.

Tienes listo tu reglamento en casa, si no lo tienes es buen tiempo de hacerlo. Explica la importancia de tener un reglamento y como esto nos protege y ayuda, al igual que la palabra de Dios al seguir sus instrucciones.


Lizy aprendiendo a ser mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario