jueves, 7 de abril de 2016

Camino con los abuelos

Dos, camino con mis abuelos

Sabias tú, que los elefantes forman una verdadera familia, si un elefante cae, el resto lo acompaña mientras se pone de pie y lo ayuda a levantarse, si está enfermo la manada se queda con él.
En vez de pelear por un primer lugar el elefante macho joven aprende de los mayores esperando su turno; son unidos, se comunican entre sí tocándose y oliéndose mutuamente de forma constante.
Hoy en día necesitamos familias fuertes como las de los elefantes, necesitamos ver por las necesidades de otros y aprender de los adultos mayores (los abuelos).

Lectura de hoy: Proverbios 16:31, 17:6.



Cuando nuestros abuelos son viejos es porque son más sabios, ellos tienen más experiencia que nosotros por lo tanto tenemos que aprender mucho de ellos. Si queremos ser sabios, debemos amar y cuidar a nuestros abuelos.  Ellos son los mejores historiadores de la familia, saben que hacer y que decir en momentos difíciles. Un abuelo es feliz al ver crecer a sus nietos y los hijos están orgullosos de sus padres. Un abuelo tiene mucho para dar, pero también es momento que reciba de nosotros: atención, amor, cuidado, respeto.
Un abuelo siempre extenderá sus brazos para darte cariño y ayudarte a crecer.

 Aplicación practica: llama a tus abuelos y da las gracias por todo su esfuerzo.
Puedes realizar una carta o una tarjeta para ellos. Invitalos a comer a tu casa y ayuda a preparar la cena. Puedes ir a su casa y hace algo por ellos, podar su césped, limpiar el refrigerador, ver una película con ellos, leer un libro juntos, etc.


Lizy




No hay comentarios:

Publicar un comentario