lunes, 1 de febrero de 2016

Querido hijo: Guarda tu corazón sobre todo.

                                                                      28/01/2016
Querido hijo:
Guarda tu corazón sobre todo
Creces tan rápido, parece que los años están ganando ventaja en ti,Cada día que pasa puedo agradecer por tu vida; soy la mujer más afortunada al tenerte.Me pregunto diariamente si como padres hacemos nuestro mejor trabajo, creo que aún nos falta mucho por recorrer juntos.

Estás a punto de convertirte en un jovencito...quisiera detener el tiempo porque aún nos faltan cosas por enseñarte, hoy te escribo antes del 14 de febrero pensando en las amistades que tendrás en tu juventud y los peligros con los que te encontrarás.

Esa jovencita que te hará ponerte nervioso, esos amigos que estarán listos para cualquier oportunidad de diversión.

Como quisiera advertirte sobre tantas cosas, tu corazón estará siendo bombardeado por los anuncios de T.V., las malas compañías, los vicios, las mujeres, lanzando proyectiles buscando algún punto débil para entrar a tu corazón.

Hay corazones que poco a poco se corrompen y olvidan recurrir a Dios; Como jóvenes que son menosprecian las enseñanzas dadas por sus padres, las clases Bíblicas quedan olvidadas. ¿Me pregunto qué hacemos mal los padres? Oro por tu juventud.

Hoy quiero que seas responsable al cuidar tu corazón y estés atento a esos proyectiles del enemigo.

De tu corazón surgirán las cosas más importantes de tu vida.
“Por encima de todas las cosas guarda tu corazón”Proverbios 4:23

Con toda diligencia guarda tu corazón,

porque de él brotan los manantiales de la vida.


Sobre toda cosa guardada,

guarda tu corazón;

porque de él emana la vida.

Tienes la posibilidad de guardar tu corazón, boca, tus labios, tus ojos y mirar hacia Dios.

El corazón simboliza el centro más importante del ser humano, es el centro del entendimiento, la voluntad y el lugar de donde se toman las decisiones; Otras partes del cuerpo pueden ser controladas cuando ya haya sido controlado el corazón. Protégelo, resguárdalo como las paredes de una fortaleza, vigilalo. Porque de él mana la vida.

 mamá 

No hay comentarios:

Publicar un comentario