sábado, 23 de enero de 2016

Proverbios 3 más que una bendición


Salomón comienza nuevamente a llamar la atención a su hijo, y como no, si como jóvenes (recuerdo cuando lo era) somos de los más testarudos, parece que toda información nos entra por una oreja y nos sale por la otra (Palabras de mi madre).
Este capítulo para mi es de mucho valor, ha regido mi vida por muchos años, me ha ayudado a tomar decisiones y a ser confrontada.  Lo aprendí de memoria a mis 16 años, estudiarlo ahora a mis 42 sigue siendo desafiante.

En esta ocasión hay una instrucción clara “no olvidarse, hacer, llevar a la práctica, guardar. Acompañada de más que una bendición, grandes beneficios para el resto de nuestras vidas siempre y cuando vivamos lo que se nos pide.
Esta semana veremos la importancia de tomar el consejo y llevarlo a la práctica y como resultado de ello los beneficios por obedecer.

5 Consejos más sus bendiciones
1) No olvides la palabra de Dios 
  Prov. 3:1
2) Se obediente y leal, lleva contigo la misericordia y la verdad. 
  Prov. 3:3
3) Confía en Dios con todo y en todas tus acciones. 
  Prov. 3:5y6
4)  No te creas sabio Prov. 3:7
5)  Lo primero, es lo primero para Dios Prov. 3:9


Consejo 1. No olvides la palabra de Dios Prov. 3:1

La única manera en que nos puede ir bien en nuestra vida es conocer y aplicar su palabra. Dios tiene pensamientos de bien para nosotros y no de mal, él siempre ha querido una relación plena con cada uno de sus hijos.

Como padres debemos dar instrucción bíblica a nuestros hijos, ellos deben cuidarla y guardarla en su corazón. La palabra guardar no se refiere únicamente a retenerla, sino que lleva la idea de obedecerla Y/o ponerla en práctica.


Bendición: Una vida llena de paz, una vida plena.

  

 Consejo 2. Se obediente y leal,
lleva contigo la misericordia y la verdad. Prov. 3:3
“No se aparte” da la idea de ser leal a un convenio o un mandamiento. Estar adherido en todo momento a los principios adquiridos de la palabra de Dios, como resultado mostraremos misericordia y verdad en todo lo que hagamos. Estás dos palabras hablan de las características de Dios. Misericordia: la bondad, la benevolencia y el compromiso de amor. La palabra verdad puede ser fidelidad, autenticidad y lealtad.
La única forma de tener en nuestro corazón su palabra es memorizando, así podremos ser leales a Dios (no podemos poner en práctica algo que no sabemos) para ser obedientes a los consejos de Dios debemos ponerlos en práctica en todo momento mostrando lealtad, misericordia y verdad.
“Si uno escribe el mensaje de la Biblia en el corazón por medio de versículos clave, ese tesoro está presente en todo momento y puede ser fuente de consuelo y motivación.” 
(comentario Bíblico mundo Hispano).


Bendición: Al mostrar estas cualidades obtendrás el favor de Dios y el del hombre.


 Consejo 3. Confía en Dios con todo y en todas tus acciones. 
Prov. 3:5y6
Como humanos somos soberbios, pecadores, nuestra tendencia es buscar la solución a los problemas sin tomar en cuenta a Dios. También tendemos a buscar la sabiduría humana, basando nuestras decisiones en un criterio anti bíblico ignorando su palabra y sus consejos.
Pero si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos y confiamos en su soberanía, tendremos la dirección para nuestra vida y él nos guiara en nuestro diario caminar quitando todo aquello que no nos beneficia.
Buscar la dirección de Dios en todo lo que hacemos nos es difícil, nos apoyamos en nuestros razonamientos, en nuestra experiencia, o a veces en lo que sentimos, que absurdo es esto cuando sabemos que tenemos un Dios todo poderoso, que tiene el control de nuestras vidas y nada absolutamente nada escapa de sus manos.


Bendición:  Si nos sometemos a la sabiduría divina Dios aclarara nuestros caminos.


Consejo 4 No te creas sabio Prov. 3:7
Conviene recordar que en nuestro caminar todo lo que hemos aprendido no es por nosotros mismos, la fuente de la sabiduría es Dios. Tengamos cuidado de no vanagloriarnos de lo que sabemos de otra manera corre el riesgo de tener un concepto equivocado de nosotros mismos convirtiéndonos en orgullosos.
La sabiduría aumenta si seguimos a Dios y nos apartamos del mal dejemos todo aquello que nos estorba y entorpece nuestra vida espiritual.
Temer al Señor como vimos al inicio del estudio es el principio de la verdadera piedad, de modo que si deseamos ser más sabios debemos llevar vidas de reverencia. Un temor que nos advierte del peligro. Debemos practicar una fe viva y una conducta acorde a la palabra de Dios.
 Unánimes entre vosotros; no seáis altivos, sino asociaos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. 
Romanos 12:16.


Bendición: Tu conducta será recompensada por Dios, la buena conducta nos hace sentir mejor como la medicina. (La piedad verdadera promueve la salud física)


Consejo 5. Lo primero, es lo primero para Dios Prov. 3:9
Debemos ofrendar no para recibir algo a cambio sino como acción de gracias por todo lo que Dios ha hecho por nosotros. Salomón amonesta a su hijo a honrar a Jehová con sus bienes. Entre las muchas ofrendas que los israelitas debían presentar se incluían las primicias, los primeros frutos, los mejores frutos de sus cosechas o bien de su trabajo. Un esfuerzo de tu trabajo. Si somos comprometidos con nuestro trabajo y hacemos nuestro mejor esfuerzo, seguro Dios nos dará gracia, No olvidemos ofrendar, lo que le corresponde a Dios.


Bendición: Serás recompensado con los frutos de tu trabajo.
Al cumplir el vr.9 el joven podría esperar las bendiciones de Dios en una forma muy concreta. Los graneros se llenaban de trigo y de cebada. 
Los lagares se llenaban del vino nuevo, 
recién hecho de las buenas uvas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario