domingo, 4 de octubre de 2015

Evalué su dominio

 




Evalué su dominio
Guía para instruir
La única guía segura es la Biblia. Ella es la revelación de un Dios que tienen conocimiento infinito y que por lo tanto puede darle la verdad absoluta.





1.- ¿Tengo que repetir mis instrucciones o parafrasearlas para que mis hijos obedezcan?

a) Nunca    b) a veces  c) seguido

2.- ¿Mis hijos me preguntan “por qué”? cuando les digo algo.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

3.- He hablado de algunos temas con mis hijos tantas veces que me he cansado de hablar de ellos.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

4.- Me encuentro explicando a mis hijos las razones por mis decisiones:

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

5.- Cuando mis hijos no reciben la respuesta que desean de uno de sus padres, van al otro padre.

a) Nunca  b)  a veces  c) seguido

6.- Después de una discusión  con mis hijos me siento culpable.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

7.- Mis hijos me mienten
a) Nunca  b) a veces  c) seguido

8.- La mayoría de la disciplina  es llevada a cabo por uno de los padres.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

9.- Si mis hijos apelan a mi decisión, simpatizo con ellos y quito la disciplina.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

10.- Me encuentro en negociaciones y transigiendo asuntos de valores con mis hijos.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

11.- Veo que defiendo mis posiciones a mis hijos.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

12.- Me frustro porque mis hijos parecen estar más allá de mi control.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

13.- Mis hijos logran distraerme al intentar disciplinarlos.

a) Nunca  b) a veces   c) seguido

14.- Mis hijos tratan de lograr que yo haga ciertas decisiones al apelar a mi sentido de culpa.

a) Nunca  b) a veces  c) seguido

En su camino



No hay comentarios:

Publicar un comentario