domingo, 11 de octubre de 2015

2. Mi hijo, mi alumno. (Hijos para Dios)

Hijos para Dios
2. Mi hijo, mi alumno.

La Biblia nos da las herramientas precisas para criar a nuestros hijos. Todo lo que usted necesita para estar equipado se encuentra en la palabra de Dios.

Es normal que muchas veces nos preguntemos que hacer ante ciertas situaciones; Criar a nuestros hijos requiere obediencia a los mandatos de Dios, aferrarse a las escrituras y depender del Espíritu Santo. 

Uno de los versículos que llaman mi atención para este arduo trabajo es Efesios 6:4. 

La sumisión del hijo a los padres implica que ellos tienen autoridad sin embargo, Pablo enfatiza las limitaciones y el rumbo de esa autoridad.

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

No provoquéis a ira a vuestros hijos: Incluye las idea de irritar y frustrar, el uso arbitrario, irracional e inconsiderado de la autoridad desanima y causa resentimiento en el hijo.

El apóstol Pablo no se limitó a decir solo Criadlos, sino que dice: “En disciplina y amonestación del Señor”. Las dos palabras estan llenas de significado.

Criarlos incluye ternura, esfuerzo, preparar al hijo para que sea sabio y responsable, requiere que se sienta seguro en el amor de sus padres.

La palabra, disciplina viene en Latín para “alumno” y significa enseñar e instruir. Educar, entrenar, guiar, encauzar. Abarca todo lo que un maestro hace por su discípulo y lo que un padre hace para llevar de la mano a su hijo. Nuestra tarea es dar atención al niño, cuidarlo y protegerlo como buenos guardianes de su vida. Dando un buen énfasis en sus acciones.

Pero también aplicar la corrección y disciplina cuando el hijo se desvíe del camino correcto. 

La palabra amonestación tiene un significado similar, excepto que coloca énfasis en el habla, o sea todo lo que les decimos a los niños con palabras cuando estamos defendiendo una posición e indicando lo que es bueno y lo que es malo, alentando, exhortando, etc. Incluyamos la corrección positiva, aquella expresión mas profunda de nuestro amor. 


Como buen guardián de mi hijo debo ejercer correctamente los lineamientos dados por Dios, tenemos que tener el cuidado de ellos como Dios no lo indica, seamos buenos maestros de nuestros hijos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario