viernes, 25 de septiembre de 2015

llamada en espera

                    LLAMADA EN ESPERA

Esta mañana traté de levantarme temprano, "traté" pero lo que resultó ser los cinco minutos extra se convirtieron en veinte y eso significaba que debía recorrer mi rutina matutina para prepararme para ir a trabajar, el teléfono sonó y en mi atareada mañana solo dije "Hola, Gracias por un nuevo día" y deje una llamada en espera... Continué corriendo pensando en que ahora debía también correr a la parada del transporte para alcanzarlo, pensando en ello y aún con sueño termine en minutos de alistarme y salí corriendo, regrese porque olvidé mi celular y mis audífonos, me los puse y salí corriendo el ruido del transporte no me permitía escuchar claramente lo que reproducía en mi celular y lo apague pensando aún en que ya era tarde y al ver por la ventana del transporte vi un lindo amanecer, nuevamente la llamada y sólo dije "Gracias"... 


Escuchaba una canción en la radio que decía algo como "eres lo más importante para mí" y yo pensé  Dios es lo más importante para mí al instante sentí una voz que decía ¿En serio?, Dios es más importante para ti?, Sí Señor eres lo más importante en mi vida, te amo, nuevamente la llamada y un vuelco en mi corazón me llevó a repasar mi "atareado" despertar y esa llamada en espera a la cual no me dispuse a atender con la prioridad que debía, con ello me vino a la mente el Salmo 127

Si Jehová no edificaré la casa, 
En vano trabajan los que la edifican; 
Si Jehová no guardaré la ciudad, 
En vano vela la guardia, 
Por demás es que os levantéis de madrugada,
y vayáis tarde a reposar,
Y que comáis pan de dolores;
Pues que a su amado dará Dios el sueño"
Salmo 127:1-2

Aquí el salmista reconoce claramente que sin el Señor en nuestras actividades todo viene a ser vano, no tiene importancia y así me levante muy temprano y haga "mis actividades" si no lo tomo en cuenta a él no valdrá la pena, solo pasará un día más con una llamada de Dios en espera.

Medité en las "prioridades" en mi vida y esto me llevó a recordar que como hija de Dios solo tengo una prioridad y es la de conocer y dar a conocer a aquel que me salvó de mi pecado. En la medida que yo vaya conociendo a Dios (comunión) es en la misma que yo podré ser de bendición para otras personas en mi vida, en ocasiones el tener múltiples actividades incluso en la iglesia nos hace dejar esa "llamada en espera".

¿Recuerdas la historia de María y Marta? (Lucas 10:38-42) María pasaba tiempo a los pies de Jesús y Marta le "servía" con un corazón afanado, solo una cosa le era necesario hacer y María escogió la mejor parte, te invito a que pidas a Dios si las actividades en las cuales estas involucrada son un plan para tu vida o solo no pudiste decir no a apoyar en algún ministerio.

Recuerda que la mejor parte; nuestra prioridad es pasar tiempo a los pies del Señor, cada día  antes de iniciar cualquier actividad.

Jesús dijo: 
"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; 
el que permanece en mí, y yo en él, 
éste lleva mucho fruto; 
porque separados de mí nada podéis hacer.
Juan 15:5

Mucho fruto es el que podremos dar para la gloria de Dios a través de estar siempre firmes en él.

Buscad a Jehová y su poder;
Buscad siempre su rostro
Salmo 105:4

Esta porción dice Buscad... Siempre, no olvides cuál es nuestra prioridad, no dejes pasar tiempo sin poner las cosas en manos de Dios, no dejes esa llamada del Señor en espera.


¿Cómo están tus prioridades?, 
¿Qué es lo primero que haces cada mañana?, 
¿Contestas la llamada del Señor con la misma intensidad que cuando una amada amiga te llama? 

Buscad primeramente 
el reino de Dios y su justicia 
Mateo 6:33

Este día el Señor me mostró tanto en su Palabra y pido a él que me de la integridad que como hija de Dios se me demanda, que mis tiempos de comunión con él sean lo primordial en mi vida y que cada día me lleve a sus pies para escucharlo primero a él antes que nada.


Filipenses 3:13-14

Por amor de su nombre 
 Kathy Mata






No hay comentarios:

Publicar un comentario