domingo, 12 de julio de 2015

El proceso de apelación (Objetivos de entrenamiento 2)

El proceso de Apelación
En más de alguna ocasión mi hijos piden ser escuchados para pedir un momento más de lo que están haciendo, por lo regular antes de pedir algo voy 20 minutos antes y les digo cuando termine este programa quiero que……o bien a tal hora van a ………..Les ha pasado? Escuchan ese clamor por un tiempo más, mami por favor!
¿Qué hacer?
Hoy veremos la segunda parte de objetivos de entrenamiento con la lectura de Como pastorear el corazón de sus hijos de Tedd Tripp.

Una vez que sus hijos saben que son criaturas bajo autoridad y que no pueden hacer siempre lo que desean, usted puede comenzar a enseñarles a apelar a aquellos que son sus autoridades.

Usted no puede aceptar que sus hijos se rehúsen a obedecer, ni aceptar la obediencia solamente cuando sus niños están convencidos de que usted está correcto o es injusto. Tampoco está en obligación de convencerlos de la propiedad de sus directrices. Estas cosas deben estar firmemente establecidas y no pueden ser negociadas. Sin embargo puede enseñar  a apelar a sus autoridades, pues sus hijos no son máquinas y tienen ideas y pensamientos, es importante enseñarle a como apelar de una forma respetuosa.



El proceso de apelación es una válvula de seguridad para la obediencia bíblica. Es un control de seguridad de dos vías:
1 Es un control contra el capricho de parte suya. Quizá usted ha hablado rápidamente sin pensar y la apelación le da un contexto para anular una directriz que fue mal dicha.
2 Es una válvula de seguridad para sus niños, pues saben que tienen el permiso de apelar una directriz y saben que sus padres reconsideraran con honestidad esa instrucción. El proceso de apelación es una buena válvula de escape para después del mandato. El padre sabio evaluara si la directriz que está dando es necesaria y apropiada.
Cualquier respuesta que sea el niño debe obedecer sin desafío, sin excusa y sin demora.

Los beneficios de este proceso de apelación:
El niño tiene algún recurso para expresar sus ideas, aprende a someterse a la autoridad en un contexto que no es arbitrario y aprende a dirigirse a sus autoridades con respeto. Además los padres pueden cambiar de parecer en el contexto de una apelación respetuosa, pero no en la presencia de una rebelión abierta.
La importancia del ejemplo:
Es muy difícil enseñar sumisión a la autoridad en una cultura donde tenemos muy pocos modelos a seguir. Nuestros niños están creciendo en una cultura sin modelos disponibles de sumisión a la autoridad. Usted debe proveer modelos de sumisión a sus niños. Los padres puedes hacer esto por medio de la autoridad bíblica sobre sus esposas y las madres a través de la sumisión bíblica a sus esposos.

Su interacción con las diferentes autoridades debe ser un ejemplo de sumisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario