martes, 26 de mayo de 2015

Resumen.

Capítulo 13 Resumen
Como pastorear el corazón de sus hijos.

El Señor Tedd Tripp ha sentado la base para la crianza bíblica. Hay elementos importantes para tomar en cuenta.
1.               Sus niños son el producto de dos cosas.
La primera, las influencias formativas: su constitución física y su experiencia de la vida.
La segunda; La orientación hacia Dios determina como van reaccionar a esa experiencia.
La crianza consiste en:
a)  Proveer las mejores influencias formativas posibles.
b)  El pastoreo cuidadoso de las respuestas de sus niños a esas influencias.

2.               El corazón determina la conducta, por tanto, aprenda a ir de la conducta al corazón y exponga las luchas del corazón. Ayude a sus niños a ver que fueron hechos para tener una relación con Dios y que la sed del corazón puede ser satisfecha conociendo a Dios en verdad.
3.               Usted tiene autoridad porque Dios le ha hecho su agente. Esto significa que usted está haciendo la tarea de Él., no la suya. Su tarea es ayudar a que sus niños conozcan a Dios y la verdadera naturaleza de la realidad. Esto les permitirá conocerse a sí mismos.
4.               Como el fin supremo del hombre es glorificar a Dios y gozar de El por siempre, usted debe presentar esta perspectiva de la vida a sus niños. Ayudarles a aprender que solamente en Él se encontraran a sí mismos.
5.               Los objetivos Bíblicos deben ser alcanzados por medio de métodos bíblicos y, por tanto debemos rechazar los métodos substituidos que nuestra cultura ofrece.
6.               Dios nos ha dado dos métodos para la crianza. Estos son:
a)       La comunicación.
b)       La vara
Estos métodos deben estar entretejidos en nuestra práctica, Nuestros niños necesitan ser conocidos y comprendidos. Por eso una comunicación rica es necesaria.
Pero también necesitan firmeza y autoridad, por eso la vara es necesaria. La vara funciona para subrayar la importancia de las cosas acerca de las cuales usted habla con ellos.
Tedd Tripp
Como pastorear el corazón de su hijo

Pag.127/128.



No hay comentarios:

Publicar un comentario