domingo, 10 de mayo de 2015

La Vara,


Adoptando Métodos Bíblicos: LA VARA
En el mundo, así como cambia la moda, cambian también las ideas… Hoy en día, la corrección física es considerada un abuso y una crueldad. En algunos países incluso es penado por la ley este “maltrato infantil”.
En la actualidad, la disciplina bíblica de la Vara no es una idea popular y mucho menos una medida disciplinaria aceptada. Los derechos humanos han hecho que se considere como abuso la corrección física y han puesto a la comunicación (basada en integridad y respeto mutuo) como el método vigente en nuestros días.
Es muy probable que te estés preguntando ¿Qué propósito tiene corregir con una vara? ¿Será la mejor forma de disciplina? ¿Se resentirán mis hijos conmigo si les pego?... Estas preguntas y muchas más, tendrán una respuesta a través del desarrollo de este capítulo.
En primer lugar, debemos entender que el problema que tienen nuestros hijos es que son pecadores. La Biblia nos explica en Jeremías 17:9 que su corazón es engañoso y perverso.
La Vara va dirigida a una necesidad que se encuentra en el corazón del niño. Esta necesidad no se puede satisfacer solo con una plática. Proverbios 22:15 nos dice: “La necedad está ligada en el corazón del muchacho; más la vara de la corrección la alejará de él”. Dios nos dice que algo está mal en el corazón de nuestros niños y que la corrección con la vara lo alejará de su insensatez o necedad. Proverbios nos explica que el necio es una persona que no tiene a Dios, que no escucha la reprensión, que no se somete a la autoridad, que no tiene sabiduría ni temor a Dios. Su vida está dirigida por sus deseos y temores. Gira alrededor de su codicia, anhelos, expectativas y esperanzas. Por lo que el niño tendrá dos alternativas vivir bajo la autoridad de Dios, a través de la autoridad de sus padres o vivir bajo su propia autoridad, guiado por sus deseos y pasiones. Nuestros hijos, desde que son bebés se resistirán a ser corregidos, porque sus corazones son insensatos. Si permitimos que esta insensatez eche raíces en su corazón, por la falta de disciplina, se convertirán en un adolescente rebelde.
Dios ha ordenado la vara de la disciplina para quitar la insensatez de su corazón, como nos lo dice en Proverbios 23:14 “Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol”. Nuestros hijos están en peligro de muerte (espiritual) y es nuestro deber rescatarlos a través del uso fiel y a tiempo de la vara. La mayor necesidad que tienen nuestros hijos, es ser rescatados de la muerte.
¿Cómo funciona la corrección con la vara?... “La vara y la corrección dan sabiduría…” Proverbios 29:15. “Temer a Dios y adquirir sabiduría viene a través del uso de la vara” Tedd Tripp.
El niño que rechaza la autoridad de sus padres, está rechazando la jurisdicción de Dios. “La corrección física produce un niño sumiso y listo para recibir palabras que dan vida” Tedd Tripp. La Biblia nos dice que, “Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella” Hebreos 12:11. Esta cosecha hace que valga la pena el dolor que ocasiona la vara.
“La vara es un padre, en fe hacia Dios y fidelidad hacia sus hijos, que entienden la responsabilidad del uso cuidadoso, oportuno, medido y controlado del castigo físico para subrayar la importancia de obedecer a Dios, de esta manera. Rescatando al hijo de continuar en su insensatez hasta la muerte” Tedd Tripp.
Es importante señalar que el uso de la vara es exclusivo para los padres, en una relación de protección padre – hijo. El Señor da el mandamiento de “disciplina a tu hijo”; por lo que es incorrecto que un maestro, un familiar o cualquier otro adulto, corrija físicamente a nuestros hijos.

La Disciplina con la Vara es:
-          Un acto de Fe: El padre ejerce la disciplina no porque lo entienda, sino por obediencia a un mandato de Dios.
-          Un acto de Fidelidad: Los padres se comprometen a disciplinar a su hijo, por la esperanza de ser instrumentos de Dios para rescatarlo de la muerte.
-          Un Deber: La disciplina viene de Dios, el padre solo obedece un mandato del Señor.
-          Un Castigo Físico: Es un castigo físico que se hace con cuidado, en el momento y en la medida justa, en forma controlada.
-          Una Misión de Rescate: La disciplina de la vara alejará al niño de la insensatez.

“La vara subraya la importancia de obedecer a Dios” Tedd Tripp. Los hijos deben obedecer a sus padres, porque así lo manda el Señor.





La Disciplina con la Vara NO es:
-          No es el derecho a tener un arranque de ira: No da derecho a los padres a desahogar su ira y enojo sobre los hijos.
-          No es el derecho a golpear a nuestros hijos cuando queramos: No da derecho para abusar físicamente ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.
-          No es el desahogo de nuestra frustración: No debemos usar la vara como medio para descargar nuestra frustración.
-          No es retribución: No se trata de hacer pagar a nuestros hijos el mal que han hecho.
-          No está asociado con el enojo: No debemos disciplinarlos con enojo; sino corregirlos con amor.





Objeciones al uso de la Vara:
-          Amo a mis hijos demasiado para corregirlos físicamente: El Señor nos señala en Proverbios 13:24 “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; más el que lo ama, desde temprano lo corrige”.
-          Tengo miedo de lastimarlo: El Señor te dice, “No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol” Proverbios 23:13-14.
-          Temo que se vuelva una persona rebelde y enojada: El Señor dice en Proverbios 29:17 que sucederá lo contrario: “Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”.
-          No funciona: Esto sucede cuando su uso es inconstante, por falta de persistencia, por falta de efectividad y por hacerlo con enojo.
-          Tengo miedo de ser arrestado por maltrato de niños: La disciplina con vara debe ser algo íntimo y privado entre padres e hijos y no un acto público.

El fruto de la Vara:
-          La vara les enseña a comportarse y ser obedientes.
-          La vara muestra la autoridad de los padres y produce hijos sumisos.
-          La vara entrena a los hijos a estar bajo autoridad.
-          La vara produce una cosecha de paz y rectitud. En su tiempo serán felices y exitosos.
-          La vara produce frutos maravillosos. Les da seguridad, autocontrol, respeto y amor.
-          La vara regresa al niño al lugar de la bendición, que es ser sumiso a sus padres. Hay promesas de Dios para hijos obedientes.
-          La vara promueve una relación de amor e integridad entre padres e hijos.

La comunicación y la vara, están diseñadas para ser usadas de manera conjunta en la disciplina de nuestros hijos. “Tus hijos necesitan ser conocidos y entendidos –por lo tanto la comunicación significativa es necesaria. También necesitan autoridad. Necesitan límites que sean claros y corrección que sea predecible –por lo tanto la vara es necesaria” Tedd Tripp. El usar más o menos estos dos métodos, dependerá de la edad que tenga el niño. Guardando un equilibrio entre ambos, a fin de no caer en el error de ser autoritarios o permisivos.

Alma Leticia Villela
Cómo pastorear el Corazón de su hijo
Tedd Tripp





No hay comentarios:

Publicar un comentario