viernes, 10 de abril de 2015

Carta a mi hijo (Amado Samuel) de Venezuela



Amado Samuel:

            Tan solo son unas pocas líneas para expresarte (aunque a tu añito no sepas ni lo que significa leer), lo MUCHO que TE AMO y lo FELIZ que soy desde tu llegada a mi vida.
            A pesar de todo el enorme proceso que viví cuando supe que venias en camino, debes saber que, después de conocer a Cristo,  has sido y hasta ahora tu eres lo más hermoso que mi corazón ha conocido.  El día que escuché tu corazón latir, mis lágrimas decían que me acababa de enamorar y era para siempre.
            Dios selló nuestro encuentro en su palabra con este versículo que para siempre declaro en tu vida principito:
Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.
Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.”
Salmos 139:13-14.

Y definitivamente le alabaremos para siempre mi chiquito, porque nuestro buen Dios ha sido maravillosamente Bueno, Fiel, Oportuno, Poderoso, quien nos ha ayudado a sonreir juntos y bailar bajo su manto de amor.
Gracias por tus sonrisas cada mañana, por tu compañía, tus enseñanzas tan sutiles, tu amor sincero, tus abrazos, por todo lo que me has dado en estos dos años juntos mi bebé.  Oro a Dios y deseo profundamente no faltarte nunca y poder estar junto a ti en cada momento de tu vida, como deba estarlo y enseñarte que aunque un día falte, CRISTO jamás faltará y su presencia es tu escudo mi amor.

Cantemos juntos mi vida.
Soñemos y sigamos luchando.
Caminemos con nuestros corazones entrelazados en Dios para Siempre.



Key.
Tu mami, quien te ama PROFUNDA y SINCERAMENTE



2 comentarios: