lunes, 20 de abril de 2015

Adoptando Los métodos Bíblicos: Comunicación

CAPITULO 8:
Adoptando Los Métodos Bíblicos: Comunicación

¿Qué luz nos da la Palabra de Dios con respecto a la educación de los hijos? La  Palabra  de  Dios  no  solamente  nos  informa  de  los objetivos, sino también de los métodos.

Una  manera  bíblica  de  llegar  a  los  niños  involucra  2 elementos  que  se  entrelazan.  Un  elemento  es  una excelente y completa comunicación. La otra es la vara. En el libro de Proverbios encontramos estos dos métodos lado a lado. (Proverbios 23:13-19)


La vara y la comunicación siempre deben estar juntas en el pastoreo real de los hijos, en este resumen nos centraremos en la comunicación.
Muchas veces la comunicación se limita a que las mamás y los papás les dicen a sus hijos qué hacer y los hijos les dicen a sus padres lo que desean y sueñan.

LA COMUNICACIÓN ES DIALOGO, NO MONOLOGO
Nuestra meta debe ser buscar hablar con nuestros hijos y no a nuestros hijos. La comunicación no es monólogo, es diálogo. No es solamente la habilidad de hablar, sino también la habilidad de escuchar. Proverbios 18:13 nos recuerda que: "Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio."
El arte más fino de la comunicación no es aprender cómo explicar tus pensamientos. Es aprender cómo sacar los pensamientos de otros. Tu objetivo en la comunicación debe ser entender a tu hijo, no que tu hijo te entienda a ti. Muchos padres nunca aprenden estas habilidades. Nunca descubren  como  ayudar  a  sus  hijos  a  articular  sus pensamientos y sentimientos. Muchas veces cuando tenemos niños pequeños no somos capaces de canalizar una conversación significativa… muchas veces al escucharlos sólo respondemos “ajá, ajá”. Más adelante en la adolescencia son nuestros hijos los que ya no desean hablar con nosotros.
“En la adolescencia los  padres desean poder involucrar a sus hijos en una conversación significativa, pero hace mucho tiempo que ellos dejaron de intentarlo”

ENFOQUE EN EL ENTENDIMIENTO

En la corrección de nuestros hijos, como padres debemos entender qué está pasando en su interior. Tedd Tripp nos dice “Tu pregunta al corregir es: ¿Cuál es el contenido específico  de  la  abundancia  del  corazón  en  estas circunstancias?  ¿Cuál  fue  la  tentación?  ¿Cuál  fue  su respuesta a esta tentación? Si puedes entender y ayudar a tu hijo a comprender estas cosas, estarás en el camino de entender el "por qué" de lo que ha sucedido.
Los  objetivos  de  comunicación  pueden  describirse  en varias proposiciones simples.
·       La conducta que ves es el reflejo de la abundancia del corazón de tu hijo.
·       Quieres  entender  el  contenido  específico  de  la abundancia del corazón.
·       Los  asuntos  internos  del  corazón  son  más importantes que las conductas específicas, ya que ellos dirigen la conducta.

Para resumir, tú quieres entender los problemas internos de tu hijo. Necesitas mirar al mundo a través de sus ojos. Esto te capacitará para sabe qué aspectos del mensaje del evangelio  que  da  vida  son  apropiados  para  esta conversación.

Si tú vas a entender y ayudar a tu hijo a entenderse a sí mismo,  hay  habilidades  que  debes  desarrollar.  Debes aprender  a  facilitar  la  conversación.  Debes  aprender  a comprender la conducta y las palabras.
Debes esforzarte para discernir asuntos del corazón.
Proverbios 20:5 dice,
"Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará." Como padre tú quieres ser una persona de entendimiento.
Esta es una oportunidad maravillosa de atraer a nuestros hijos.  Cuando  te  enteras  de  sus  luchas  internas  con  el pecado, tienes un vistazo de su interior. Tu, como ellos, son  pecadores.  Puedes  usar  tus  conocimientos  de  la naturaleza de la tentación para ayudarlos a entender sus tentaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario