lunes, 16 de marzo de 2015

Orientando tus hijos hacia Dios

Resumen – Capítulo 3
ORIENTANDO TUS HIJOS HACIA DIOS
“La orientación hacia Dios es como el velero en la vida del niño” Ted Tripp
El niño podrá ser moldeado por muchas influencias, pero su orientación hacia Dios determinará cómo responda a estas influencias.
“El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia” Proverbios 9:10. Si nuestros hijos son temerosos al Señor, serán hombres y mujeres sabios.
Por naturaleza el ser humano es un adorador, es decir, o adoramos y servimos a Dios o creamos ídolos para nuestra adoración. El problema no es nuestra tendencia a adorar, sino hacia dónde enfocamos nuestra adoración. Lo que gobierne el corazón de nuestros hijos, determinará su adoración (Dios o los ídolos).
“La necedad está ligada en el corazón del muchacho; más la vara de la corrección la alejará de él” Proverbios 22:15. El hombre no es pecador cuando peca, peca porque es pecador desde el vientre.
Como padres tenemos que estar conscientes que algo anda mal en el corazón de nuestros hijos; no basta con cambiar su conducta, debemos dirigir su corazón.
Uno de los llamamientos más grandes que Dios le ha dado a los padres, es la de mostrar la grandeza y bondad de Dios a los hijos. Esto se logra viendo a padres que ven y reconocen a Dios, en cada cosa, por pequeña que esta sea. Con el ejemplo debemos pastorear el corazón de nuestros hijos y llevarlos hacia el Único que es digno de adoración. Y en su caminar, estemos siempre atentos y preguntémonos,
¿A quién adoran?...
Nuestra tarea no se limita a proveer cosas buenas a nuestros hijos y darles un ambiente sano y agradable. El papel más importante, es lograr que nuestros hijos tengan una relación con Dios; que lo amen y le sirvan con todo su corazón. Esta relación con Dios, hará que ellos interactúen sabiamente con las influencias (positivas y negativas) que los rodean.
Hagamos todo lo que esté de nuestra parte!!! Brindemos a nuestros hijos experiencias enriquecedoras para su vida; pero sobre todo pastoreemos su corazón en dirección del conocimiento y servicio a Dios.

Oremos para que Dios sea el velero en la vida de nuestros hijos y sean hombres y mujeres que honren a Dios.

Resumen por Alma Leticia Villela
Capitulo 3
Cómo pastorear el corazón de su hijo
Pag19-26 Tedd Tripp

No hay comentarios:

Publicar un comentario