martes, 10 de febrero de 2015

No cometerás adulterio

VII.-- NO COMETERÁS ADULTERIO
                LOS 10 MANDAMIENTOS

No cometerás adulterio.  Éxodo 20:14
Esta orden enseña respeto dentro del matrimonio. El matrimonio es una institución divina, un Pacto entre 2 hijos de Dios, Varón y Hembra delante de Dios (Génesis 1:26-31; 2:21-25; Malaquías 2:14) la cual debe de respetarse mediante la obediencia a Dios. Los mandatos de Dios más que ser restricciones, en realidad son libertad pues el acatarlos es vida, es ser semejantes a la naturaleza de Dios.
En el principio de la creación después de la creación de Adán y Eva apareció un tercero, Satanás, éste vino a tentarlos para desobedecer a Dios y desde esos días mostró Satanás su propósito de destruir el plan divino.


El matrimonio es sólo entre 2 personas, hombre y mujer. Nadie más. El matrimonio es Santo. Dios regaló a ellos el gozo de disfrutar el placer sexual solamente dentro del matrimonio. Cualquiera que se atreve a faltar a este mandato rompe la ley de Dios, peca al fallar y desobedecer a Dios siguiendo sus vanas pasiones y dando rienda suelta a su pecado al apartarse de Dios.

Efesios 5:25-27 Nos dice que el matrimonio es una entrega que Santifica, Purifica y obtiene un beneficio propio al vivirse en Santidad.

El matrimonio humano es semejante a la relación que tiene la iglesia con Dios en donde no se debe de seguir a otros dioses sino solamente a Dios, No cometer adulterio espiritual prostituyéndose tras los ídolos (cualquier cosa que se mete entre tú y Dios. Así también cada una de las partes del pacto/matrimonio debe ser fiel a su cónyuge. El matrimonio pues tiene el propósito de formarnos a la imagen de Jesucristo (Mateo 19:4-6)

Jesucristo tiene la autoridad de castigar el incumplimiento a este mandato. El castigo a este incumplimiento en el Antiguo Testamento era la muerte física (Levítico 20:10), ahora Jesús en el Nuevo Testamento nos dice que el castigo del adulterio es el Divorcio (shorizo en griego que significa partimiento, separación; Mateo 19:3-9) pero no debe ser una resolución absoluta, el Divorcio así como el matrimonio antes de efectuarlos no deben de tomarse a la ligera, deben de pensarse muy bien antes de dar esa resolución.

Los hijos de Dios en caso de caer en adulterio deben buscar el perdón y la restauración del matrimonio mediante el amor (1 Pedro 4:8)

Las consecuencias del divorcio alcanzan a mucha gente y no sólo a 2 personas.

Jesucristo va más allá del acto físico sexual al hablar de adulterio, nos dice que el adulterio empieza con la vista, con el deseo desenfrenado por tener a otra persona que no es tu esposa(o) (Mateo 5:27-30) Es así que debemos de tener cuidado de lo que vemos y de los pensamientos que dejemos entrar a nuestras mentes.

Normalmente antes de caer en la infidelidad física, ya se permitió la infidelidad moral, mental y de palabras.
No se cae en un adulterio sexual en un momento, es algo que ya se vino cultivando desde meses atrás en la mente y en el corazón.

En el pasaje bíblico antes citado vemos la referencia al ojo 
y a la mano, y bien pudiéramos compararlo con la pornografía y la masturbación. Es así que la palabra griega Porneia de donde viene pornografía, citada en la biblia no sólo se refiere a este pecado sino que condena a cualquier depravación o desviación sexual.
El mundo, la televisión, el internet, la moda, la mercadotecnia, la música, el medio que nos rodea está invadido de inmoralidad sexual, de fornicación, de deseos desenfrenados, de odio, de traición, de adulterio.

Los solteros deben de vivir en santidad y castidad, esto los preparará para no caer en adulterio. La fornicación, la promiscuidad sexual está penada por Dios.

Tan grave es el castigo del adulterio que te lleva al lago de fuego separado de Dios (1 Corintios 6:9) gracias a Dios que el sacrificio de Jesucristo nos Lava, nos Santifica, nos Justifica, nos Salva (1 Corintios 6:11)

Hermano o amigo que nos lees, analiza cómo está tu matrimonio, qué riesgos tienes de caer en el adulterio sino es que ya has caído.
Amas a tu esposa? La deseas? Tienen una buena comunicación? La besas? La respetas? Es tu amiga? Es única para ti? Es tu amada esposa?

NO PERMITAS QUE NINGúN TERCERO SE META EN TU MATRIMONIO.

Sólo hay un Dios al que debemos de adorar, el que no lo hace y se va tras otros dioses, ADULTERA. Sólo tenemos una esposa(o) y debemos de vivir en santidad, el que rompe esta regla ADULTERA 
(1 Tesalonicenses 4:2-8; Hebreos 13:4)

Satanás tratará de destruirte, buscará quitarte la vida, destruir tu familia, tu matrimonio; tratará de hacerte infeliz e infructuoso.

A consejo según la biblia:
Cultivar diariamente una comunión con Dios para conocerlo y respetarlo. Esto te llevará temer a Dios, esto te guardará de adulterar o caer en cualquier otro pecado. Vive en Santidad. Depende 100% de Dios, separados de él nada podemos hacer.

·      Define tu vida en Cristo. Decide ser un Cristiano auténtico consagrado totalmente y no a medias. Así mismo define tu compromiso con tu esposa(o) el matrimonio es para toda la vida.

·        Practica el hablar y conducirte con la verdad dentro y fuera de tu matrimonio. Confiesa tus debilidades a tu cónyuge para que te ayude a ser fuerte.

·        Dedica tiempo a tu cónyuge, amala, mímala, conquístala diariamente, regálale detallitos, rosas, tarjetas, cartas, invítala a pasear, a cenar; dale palabras de reconocimiento, de cariño, de apoyo; acaríciala, dile que para ti es la mujer más bella y única. Busca estar satisfecho con tu cónyuge.
·        Cuida lo que miras (Job 31:1), tu tiempo libre, tus compañías.

Recordemos que los mandatos de Dios tienen el propósito de mostrarnos nuestra condición de pecado, de necesidad dependiente de Dios; por eso debemos consagrarnos a Dios diariamente para así cumplir el plan de Dios en nuestras vidas. (Romanos 12:1,2)
Seamos obedientes a Dios, ¡NO ADULTERARáS!
Dios nos guarde de romper este mandamiento.


Si has caído, ¡ARREPIENTETE! Y CONFIESA TU PECADO A DIOS. BUSCA LA PAZ CON DIOS, ACERCATE A LA CRUZ DE CRISTO Y PONTE A CUENTAS CON DIOS, Él ESTá PRONTO A PERDONARTE. (Juan 8:2-11).
Hector López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario