domingo, 4 de enero de 2015

No tendrás dioses



Los 10 mandamientos colocan delante de nosotros normas y el modelo de Dios para vivir vidas rectas delante de él. Nadie debería tomar a la ligera estos mandamientos. La ley revela el inmenso y profundo abismo que existe entre Dios y el hombre.

Los mandamientos se dividen en dos partes la primera: La relación entre Israel y Dios.
y la segunda: la relación entre el pueblo de Israel y su prójimo.

Éxodo 20:2  comienza dando una pequeña reseña de lo que sucedió en Egipto.
El verso 2 dice: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. Este versículo forma la base de los mandamientos.

Reconozcamos que El Dios de Israel es nuestro Dios ahora, no ha cambiado.No pienses que puedes continuar viviendo como a ti te agrada, quebrantando los mandamientos de Dios.





Éxodo 20:3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
Los israelitas tenían poco tiempo de salir de Egipto donde había variedad de dioses (Anat, Ra y otros)
Por tanto no deberían crear ninguna imagen que pudiera convertirse en un objeto de veneración o alabanza.

Todo aquello a lo que tú te entregas de forma incondicional dando el primer lugar en tu vida se convierte en tu dios.

¿Qué cosas son a las que le dedicas mas tiempo dando prioridad sobre todo?

 Salmo 119:97 dice:
¡Oh, cuánto amo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.

Dios debe ser prioridad en nuestras vidas, la Oración y meditación en la palabra de Dios deben formar parte de nuestro diario vivir. 

Muchas veces como humanos no estamos dispuestos a aceptar las normas establecidas por Dios, creemos que es cosa del pasado. Si quieres una vida trasformada necesitas establecer tus prioridades y reordenar tu vida. Al hacer estos ajustes piensa ¿Cómo son tus prioridades?
Lo ideal seria así como ejemplo: Dios, esposo, hijos, casa(trabajo), Iglesia.(esto es mi caso)

Al dar el primer lugar a Dios en cada una de las áreas de tu vida estas reconociendo que él es tu Dios, él tiene el poder sobre todo en tu vida.




Éxodo 20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

El versículo comienza con un rotundo NO, y no es no, es una prohibición a hacerte una imagen de algo o alguien. Dios es exclusivo nadie debe robar su adoración. 

Hay ídolos que pueden estar instalados en tu corazón, nadie los puede ver pero tu sabes que esta ahí, puedes fingir  pero a Dios nadie le puede engañar.

Conclusión: 
Examina tu corazón y ve cuales son tus prioridades.
Si tienes algo en tu corazón que se ha establecido en primer lugar es hora de sacarlo y dejar que Dios sea el centro de tu vida.

Enseñemos a nuestros hijos los 10 mandamientos.




 



No hay comentarios:

Publicar un comentario