martes, 2 de diciembre de 2014

Buenos hábitos alimenticios para niños



El día de hoy tengo invitadas, Nuestras 

amigas de: DÍA A DÍA MI MENÚ









4 TIPS PARA INCULCAR BUENOS HÁBITOS ALIMENTICIOS A LOS NIÑOS

Hoy en día los niños están cada vez más mal alimentados o nutridos, esto debido a que la mayoría de alimentos son procesados, cargados de sustancias artificiales, y dosis gigantescas de azúcar. Las consecuencias de esta oferta de alimentación industrializada las podemos ver fácilmente con los índices cada vez mayores de sobrepeso y obesidad a temprana edad, la consecuente malnutrición, y tristemente con la imposibilidad de desarrollar todo el potencial que tienen estos pequeños gigantes, sin embargo en tus manos esta la solución.

No son los niños los responsables de esta situación, somos los padres quienes estamos a cargo de sus vidas, quienes decidimos que come nuestra familia, los que tenemos la responsabilidad de elegir lo más saludable por encima de lo meramente “rico”, los guías de ese regalo maravilloso y temporal que son los hijos que nos ha otorgado Dios, y es nuestro deber hacerlo de la mejor forma, y para lograrlo debemos informarnos y tomar decisiones conscientes respecto a lo que elegimos comer.

Y es que si nuestro cuerpo no es nuestro sino que le pertenece a Dios, cuanto más el de nuestros hijos, así que de todo lo que hagamos o dejemos de hacer para su cuidado, su desarrollo, y su crecimiento daremos cuentas al Creador.

Por lo tanto ten en cuenta que una buena alimentación en los niños impacta no solo su salud y estado físico sino también su rendimiento académico, su buen comportamiento, su buen estado de ánimo, así como su concentración, memoria y locuacidad.  

Y como ellos hacen lo que nos ven hacer, empieza por dar ejemplo, teniendo buenos hábitos alimenticios, entre más temprano te imiten más garantía de que mantengan estos hábitos en su etapa adulta.

Ten en cuenta estos 4 tips para que inculques buenos hábitos alimenticios en tu hogar:

1. No compres ni mantengas en tu alacena comida no saludable: si no la tienes no la comes, así que di adiós a los refrescos o gaseosas, jugos en caja o botella plástica, golosinas, harina refinada, comidas precocidas, esas de listas en un minuto porque están llenas de sodio.  Decide comprar en su mayor parte productos que vienen de la tierra, es decir naturales.

2. Haz preparaciones variadas y que coman lo mismo que comen los adultos: no le prepares siempre lo que más le gusta, es importante que varíe y pruebe la diversidad de alimentos; puede que las primeras veces no acepte pero tu persistencia es importante en este punto.

3. Déjalo ayudar en la cocina, si lo hace es más probable que coma con gusto lo que ayudo a preparar.

4. Crea identidad familiar: si bien esta incluye varios aspectos, como hoy hablamos de alimentación me concentro en este tema. Por ejemplo, con mi hija cuando me dice que no quiere comer tal o cual verdura, le digo que no es opcional que debe comerlas, ya que esta familia come verduras, y las disfruta.  Así lo va incorporando y es como un sello familiar. 

Y ahora te comparto estas recetas de versiones saludables de algunas comida que sabemos les encantan a los niños: en lugar de nuggets de pollo fritos en su versión saludable dedos de pollo con almendras; en lugar de las galletas procesadas, las naturales de auyama o calabaza; y en lugar de jugos en caja o botella o de la avena empacada llena de azúcar, esta deliciosa leche de avena.


DEDOS DE POLLO CON ALMENDRAS

1 Pechuga de pollo en filete y cortada en tiras delgadas
¼ de taza de pan integral molido
¼ de queso parmesano rallado
½ taza de almendra molida (puede ser en procesador o licuadora)
2 cucharadas de perejil lizo fresco  y picado
Sal al gusto
Una pizca de tomillo seco
2 huevos
1 Cucharada de aceite de oliva

MODO DE PREPARACIÓN

Pre calienta el horno a 200 ºC. En un recipiente mezcla el pan molido, el queso, las almendras, el perejil, la sal y el tomillo. En otro recipiente bate los huevos.  Cada tira delgada de pollo pásala primero por los huevos y luego por la mezcla, con las manos has que quede toda la tira untada de la mezcla.  Poner las tiras en una bandeja para horno con papel para hornear, y dejar por aproximadamente 25 minutos en el horno o hasta que estén levemente doradas.



GALLETAS DE AUYAMA O CALABAZA

1 taza de avena en polvo (si tienes en hojuelas la pasas por le procesador o licuadora)
1 taza de almendra molida
1/2 taza de miel
50 gr. de mantequilla
1 huevo
250 gr de auyama o calabaza

MODO DE PREPARACIÓN

Precalienta el horno a 180 ºC. Cocinas la auyama o calabaza sin las semillas en la olla a presión y sin sal.  Cuando este cocinada le quitas la pulpa de la cascara y la haces puré. En un recipiente mezclas la avena, la almendra, el huevo batido, la miel, la mantequilla derretida, y la auyama o calabaza en puré.  Cuando esta la mezcla homogénea, arma con tus manos la forma de la galleta, y la pones sobre la bandeja de horno con papel para hornear, para que no se peguen.  Hornea por aproximadamente 45 minutos.



LECHE DE AVENA
 
INGREDIENTES
    120 gr. de avena en hojuelas
    Agua
    Miel, agave o dátiles (al gusto)
    Canela en polvo (al gusto)
    Vainilla (al gusto)

MODO DE PREPARACIÓN

Dejas en remojo la avena en 3 tazas de agua desde la noche anterior. Por la mañana licuas la avena con el agua de remojo y una taza más de agua.  Si la vas a tomar inmediatamente la licuas con el endulzante que elijas, la canela y la vainilla y luego la pasas por el colador.  Si la vas refrigerar para otro día únicamente licua la avena con el agua y la pasas por el colador, cuando la vayas a tomar se le agregas el resto de ingredientes, así te dura más. Ten en cuenta que el tiempo de vida del producto en la nevera es de 48 a 72 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario