domingo, 23 de noviembre de 2014

Lo que debemos saber sobre los adolescentes

Pienso que uno de los principales aspectos que debemos tener presentes sobre nuestros adolescentes es que “no hace mucho” éramos uno de ellos y basta con traer esa época a la memoria para recordar que no fue nada fácil.
Por supuesto que, nada tiene que ver: ¡“ser un adolescente" con; ser padre de un adolescente"!

Recientemente me encontré con un amigo del tiempo de la secundaria y preparatoria. ¡Y qué cosa! Recordé eventos y situaciones provocadas por un tiempo de confusión.

Mis hijos ahora son adultos. Mi esposa y yo, pasamos los turbulentos años de la adolescencia de dos varones y fueron tiempos muy intensos.
Con frecuencia Nos sentíamos frustrados como padres, no le veíamos forma a eso de la paternidad de adolescentes. Usando el Plan "B", "C", "D" y nada funciona, castigos y sermones, y poco avance.

Mi reflexión al paso de los años es: 
hacer el esfuerzo de entender a nuestros adolescentes. 
Aquí, información que puede ser útil para facilitar ese esfuerzo.

Qué pasa en sus cuerpos de los 12 a los 15 años:
- Esta etapa se caracteriza por la presencia de transformaciones físicas “espectaculares”, generalmente.
- Período clave de transición entre la niñez y la adolescencia.
- Se caracteriza por un crecimiento no uniforme.
- Lo que genera desequilibrios orgánicos pasajeros, desencadenados por la actividad hormonal. Eso de "pasajeros" es un decir, ¡pues parecen eternos!
- No se gustan a sí mismos y muchas veces se perciben y sienten
defectuosos.
- Estos cambios, mal comprendidos y mal aceptados, pueden producir
problemas psicológicos en nuestros adolescentes.
- Es conveniente tratar con tacto las preocupaciones de nuestros púberes por estos cambios, aunque nosotros las consideremos excesivas.
- La forma en que ven su cuerpo dependerá en gran medida del contexto psicosocial.
- La reacción a la pubertad dependerá también de los patrones de pensamiento y actitudes que se desarrollaron en la niñez, de la reacción de sus padres, compañeros (sobre todo del sexo opuesto), a su cambio de apariencia y a su contexto cultura.


Qué pasa en sus psiques de los 12 a los 15 años:
- Independientemente del tiempo en el que llega la pubertad, las reacciones entre los chicos y las chicas estarán influenciadas por el ideal cultural.
- Aquel púber que no se gusta, reacciona con rechazo, lo que afectará a su autoconcepto, la integración a un grupo y la dinámica familiar.
- Es vital trasmitirle confianza, serenidad y paciencia hasta que todo quede armado (en su cuerpo y en su mente). Hasta que todos esos cambios físicos y psicológicos salgan de la crisis.
- Sentimientos de culpa por los nuevos impulsos, por sus necesidades sentidas y las normas aprendidas se cuestionan, hay confusión. “Se me antoja…”, “Quiero saber que se siente, pero no se consideran las implicaciones de esos "antojos".
- Gran curiosidad relacionada con el sexo.  
El Acceso. a información ilimitada que puede contaminar sus corazones. Aquí es de vital importancia filtrar esa información; lo que se ve y oye a través de los valores y virtudes cristianas,. Y esto nos cuestiona como padres, ¿Tenemos claros esos valores? ¿Sabemos como vivirlos? ¿Los vivimos? 
Es importante hacer ajustes, tener argumentos sólidos, fortalecer nuestras convicciones cristianas, investigar, y estudiar para saber guiarles. No es solo "sermonearlos", sino vivir la Biblia, modelarla con nuestra vida y matrimonio.
- Es momento de estar agregados como amigo de tus hijos en la redes sociales, solo lean y observen, no comenten nada en el muro de sus hijos. Y cuando estén con ellos comenten sin juicios lo que leyeron. ¿qué piensas de...? ¿Cómo te sentiste con...? Escuchemos antes de hablar. Es importante saber que piensan, y entonces; injertemos los valores y principios bíblicos. Las virtudes cristianas que les y nos protegen del mal y proveen de recursos para un buen futuro.
- Surgirán contactos sexuales en forma de juego. Observen y hablen con sus hijos, ayúdenles a establecer límites. Cambios en la relación con los padres:
- Cambian la casa por la calle.
- Cambian a los padres por los amigo.
- Se busca al mundo fuera de la familia y en compañía de otros adolescentes.
- Distanciamiento de la familia, agravado por el mal uso de las tecnologías de la información y comunicación.
- No desean pasar tiempo con la familia.
- La buena comunicación se daña, no se busca la platica con los padres ni los padre buscan comunicarse con sus adolescentes.
- Ellos Buscan pertenecer a algún grupo. Manejémoslo bien y habrá mayor provecho si practican algún deporte o desarrollar cualidades artísticas; siempre y cuando no sustituyamos las actividades en la iglesia.

ERRORES QUE NUNCA DEBERÍAMOS COMETER.
- Establecer un acuerdo como padres en lo que queremos y no queremos
para nuestros hijos. Sean razonables. 
- Estar involucrado al 100% con ellos, no olvidemos que son prioridad después de nuestro matrimonio. Mis hijos requirieron mas de nuestro tiempo como padres y provocaron más preocupación en su adolescencia que en su niñez.
- Nunca contradecir a mi esposa o a mi esposo, con mis palabras, actitudes o hechos en los acuerdos tomados para formar a los hijos. Mejor escúchala con atención y no finjas cuando violes un acuerdo con el desgastado: “se me olvido” esta actitud daña profundamente. 
- Nuestros hijos son personas dignas de respeto, necesitamos como padres reforzar el valor que tienen para nosotros. Necesitamos decirles que les amamos, que estamos orgullosos de ellos. Cuando hacen más es necesario también decírselos pero también asegurarles que nuestro amor no es condicional.
- Eso de ser amigo de tus hijos no es correcto, podrán ser padres que
tengan una buena relación, hasta una amigable relación con sus hijos. Pero amigos tendrán muchos; Padre y Madre, solo uno. 
- Necesitan ver que sus padres se aman y respetan, que dependen de Dios y que saben solucionar sus conflictos.
- Necesitan ver que somos congruentes entre lo que creemos como hijos de Dios y como nos comportamos o lo que decimos.
- Si eres mamá o papá que está solo con hijos adolescentes, debes invertir tiempo con ellos, no digas que eres padre y madre. No podemos desarrollar un papel bien, menos dos. Que tienes que esforzarte más; es cierto, pero no cambies el trabajo por ellos. 
“El fin, no justifica los miedos” dijo el burro en Sherk.
- ¡Aprende a negociar con ellos! "Bienaventurados los flexibles por que no se romperán".
Es importante aprender a pasar en nuestro discurso "del dictar al negociar".
Aprender también a ceder, pero hacerlo en equipo con el cónyuge de lo contrario la crisis se puede extender.
Tengan un ahorro porque tendrán que financiar algunos proyectos que van a fondo perdido. Pero no dejes el arca abierta, pues pueden pasar una años antes que salgas de todas las deudas de la adolescencia de tus hijos.
Dales espacio, deja que se equivoquen y que sepan que pueden regresar. Deben llevar las consecuencias de sus decisiones. Solo tenemos una oportunidad de ser padre de adolescentes, no la dejemos pasar en vano. 
Finalmente debemos trabajar por mantener una conexión con nuestros amados hijos, porque aun hay camino que recorrer con ellos. Y queremos seguir siendo parte de ellos.
Salomón le escribe a su hijo y le advierte de los peligros de la sociedad de aquel entonces, diciéndole:


Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida. (Proverbios 4:23 NTV).
Fernando Amezcua Galeana

No hay comentarios:

Publicar un comentario