lunes, 20 de octubre de 2014

Transforma tu tiempo







Transforma tu tiempo
“Mirad, pues, con diligencia como andéis,
no como necios sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo,
porque los días son malos.”

Efesios 5:15-16

No sé si a ti te pasa, pero en ocasiones siento que necesito días de 48 horas, las horas pasan volando y muchas veces no alcanzo a hacer todo lo que tenía en mente.
La Biblia nos dice en Efesios 5:16 que aprovechemos bien el tiempo.
Cada minuto que pasa es un regalo de Dios y como seguidores de la palabra del Señor no debemos malgastarlo. Nuestro tiempo es un talento que Dios nos da para un buen fin y es perdido o malgastado cuando no se usa para su diseño.

Creo que hay algunos pasos a seguir para Transformar nuestro  tiempo:

 1.       El tiempo no es nuestro, le pertenece  a Dios

El salmista lo comprendió muy bien en el Salmo 31:15,

”En tu mano están mis tiempos”

Hemos entregado el control de nuestras vidas al Señor, ahora el debe controlar todo en nosotras, y esto incluye el tiempo.

El tiempo de vida está en las manos de Dios, para alargar o acortar, amargar o endulzar, lo que le plazca, según el designio de su voluntad. Nuestros tiempos, todos los eventos que nos preocupan, y el momento de ellos, están a la disposición de Dios; no están en nuestras manos.

2.      La mejor forma de redimir el tiempo es empezando el día con el Señor
Esta es un área que aún está en proceso en mi vida, la vida devocional de la mañana. Justificaciones podría citarles miles, sin embargo ninguna es válida si he entregado el control de mi tiempo a Dios. Orar, leer la palabra y disfrutar de la presencia del Señor son la base para iniciar nuestro día. El salmo 30:5 lo dice muy bien

“Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; 
De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

3.      Concentremos nuestro tiempo en lo Eterno
Como mamás Dios nos ha dado la tarea más importante que jamás nos haya sido encomendada, formar hombres y mujeres temerosos del Señor, que guarden su palabra y que le sirvan a Él. Una generación que le ame con todo su corazón, una generación para Cristo!
En ocasiones me siento como si el tiempo de poder influir en mi hijo se me escurriera de las manos, sin embargo Dios me manda a aprovechar cada oportunidad para instruir a mi hijo, Deuteronomio 6:6-9 nos dice:

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;
y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”

No hay excusa, cada momento es la oportunidad ideal para instruir a nuestros hijos en el camino del Señor.

4.      No desperdiciemos el tiempo
¡No somos dueños de nuestro tiempo!  Es decir, Dios nos ha confiado cierto número de horas en cada día.  Somos responsables por nuestra forma de usar ese tiempo – para bien o para mal. Cada minuto que pasa es vida y perder el tiempo es perder vida.
La Biblia nos habla en el Salmo 90:12

Enséñanos a contar de tal modo nuestros días,
que traigamos al corazón sabiduría.

Hoy en día tenemos muchos distractores que nos desenfocan de lo realmente importante. Quizás sea hora de evaluar el tiempo que estamos invirtiendo en ver la televisión, estar al día con lo que pasa en las redes sociales, hablar por teléfono y muchas cosas más que podrían estarle robando el  tiempo a Dios, tiempo a nuestro esposo, tiempo a nuestros hijos y a nosotras mismas.

Algunas sugerencias que me han servido para aprovechar el tiempo al máximo son:

1.      Organizarme: planear de forma sencilla el día, la tareas más importantes y anotar..no dejar todo a la mente.
2.      Planear: es importante la programación … me gusta planear el menú semanal de mi familia, las compras en el supermercado, entre otras, esto me ayuda a ahorrar tiempo.
3.      Calendarizar: En mi cocina tengo un calendario donde anoto los eventos importantes como: fechas de exámenes escolares, asignaciones, reuniones, entre otras, así las tengo a la vista y me permite no sentirme “perdida” y todos en la familia nos mantenemos al corriente de los eventos.

Algunos ejemplos de ser Responsable con el Tiempo son:

  • Orar y leer la Biblia
  • Estudiar con anticipación (no el día antes del examen)
  • Cuidar la salud (antes de una crisis de enfermedad)
  • Invertir en relaciones interpersonales (familia, amigos, hermanos en cristo, compañeros de trabajo, etc.)
  • Aprender nuevas cosas y destrezas
  • Descanso apropiado para la renovación personal
  • Planificar para el futuro



Tienes alguna otro sugerencia de  ¿cómo podemos redimir el tiempo?

Jahaira Barrantes


2 comentarios:

  1. Buenísimo!! Como diríamos en Colombia me dio justo en el clavo....

    ResponderEliminar
  2. Que bueno saber que fue de bendición, saludos!

    ResponderEliminar