miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Cómo ayudo a mis Hijos en los Estudios?


Para que nuestros hijos obtengan buenos resultados en su trabajo son necesarias unas pautas. Debemos guiarlos y enseñarles cómo hacerlo  desde pequeños, con el fin de que adquieran el imprescindible “hábito de estudio”.

Cada niño o niña tiene su propio estilo y preferencias a la hora de estudiar, por ello, es importante que las conozcas y adaptes a ellas. Los padres pueden colaborar en los aspectos que se indicarán a continuación, a través de las pautas que se proponen.

1. Valorar los estudios
-        La primera pauta como padres es que valores los estudios. Esto se hace de diversas formas: transmitiendo expectativas y mensajes positivos hacia los estudios, dándoles la prioridad que merecen en la vida de tu hijo.
-        Prestarles atención y valorar los logros que el niño consigue por más pequeños que fuesen.
-        Dar ejemplo de responsabilidad y cumplimiento del deber por parte vuestra como padres.
-        Disponer un espacio de estudio en casa con temperatura e iluminación adecuada, sin distracciones (fuera juguetes)

2. Elaborar un horario de estudio
-     Los niños deben disponer de un horario de la tarde, similar al que tienen por las mañanas en el colegio. En este horario se debe incluir las diferentes actividades que lo ocupan, es decir, hora de almuerzo, de descanso, de jugar un poco, etc.; incluyendo un tiempo diario para estudiar.
-     El horario se utilizará como referencia principal, aunque en algunas ocasiones puede modificarse.
-     De forma orientativa puedes tener en cuenta los siguientes tiempos de estudio según la edad del niño

6 y 7 años, unos 40 minutos;
8 y 9 años, unos 60 y 90 minutos;
10 y 11 años,  alrededor de 90 minutos;
En Secundaria, entre 90 minutos y 2 hrs

-     En los primeros años los padres elaboran el horario de estudio en casa y conforme van haciéndose mayores, dejar que lo hagan ellos, con tu supervisión

3) Acompañar
-     Acompañar implica estar pendiente de ciertos aspectos del estudio: del cumplimiento del horario de estudio, del aprovechamiento del tiempo, de la realización de los deberes… en definitiva estar informado de la marcha general. También supone estar pendiente para elogiarlo y animarlo.
-     Es clave revisarle los cuadernos de clase y la agenda, donde los profesores suelen dejar observaciones.

4) Ayudar a Organizarse
-     Puedes ayudar y enseñar a organizarse: a preparar lo necesario para el día siguiente (preparar la mochila) a usar la agenda, las listas de tareas, los calendarios o a priorizar las obligaciones.

5) Mantener contacto con el colegio
-     Mantener contacto con el tutor o tutora es una forma de darle importancia a los estudios y de estar informado, además, es una manera de prevenir posibles dificultades. Como mínimo sería conveniente mantener una entrevista en cada trimestre, aunque tu hijo no tenga ningún problema.
-     Si necesitas ayuda, debes solicitar pautas claras y concretas a los profesores: qué puedo hacer desde casa como padre o madre, cómo y con qué lo hago.

6) Ofrecer ayuda directa
-     Los padres pueden ayudar en aspectos concretos, pero ayudar no es sustituir, ni solucionar los problemas de tu hijo, NUNCA le hagas sus tareas.
-     Algunas formas de ofrecer ayuda directa son: interpretar las instrucciones de una tarea, facilitar información, resaltar información clave o comprobar si se ha asimilado un contenido.

7) Promover otros aprendizajes
-     Por último, siempre puedes promover otros aprendizajes, como fomentar la lectura, mejorar los idiomas, profundizar en el uso educativo de las nuevas tecnologías, el gusto por la música, la visita de museos, exposiciones, el teatro, acudir a conciertos y todo lo relacionado con el enriquecimiento cultural.

Espero que estas pequeñas pautas, te sean de ayuda en el camino de ayudar a tus hijos a adquirir este importante hábito de estudio.

A Tu Servicio

Rut Dianderas

No hay comentarios:

Publicar un comentario