lunes, 29 de septiembre de 2014

Trasformo mi forma de hablar

1. Hacia mis hijos
En el transcurso del día caigo en el mismo error, parece que mis palabras se limitan a dar instrucciones hacia mis hijos y a decir NO, no veas, no hagas, no, no,no.......y en la presión del diario correr de una madre esas palabras dejaron de ser amables y no se diga el tono de voz (no es el indicado).

Mi esposo y yo somos la primera visión de la persona y el carácter de Dios.

Proverbios 12:18
 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada;
Mas la lengua de los sabios es medicina.

Las palabras precipitadas son como  puñaladas a nuestros hijos o  a otras personas.
Cuando hablamos sin pensar, cuando nuestras palabras dejaron de ser amables, palabras con gritos, palabras impacientes estoy apuñalando a mis hijos, que fuerte es esto, las palabras deberían ser medicina (lo que se espera de la medicina que tomamos es que nos cure, nos de alivio) con ese propósito deberían ser guiadas mis palabras.
Las heridas que dejamos los padres son mas profundas para nuestros hijos, en nosotros mantienen su confianza, somos su guía, su protección. cuando destruimos esto los estamos ofendiendo y es un pecado para Dios.

2.Hacia las personas que me rodean
La Biblia está llena de advertencias contra los pecados de la lengua, tan sólo el libro de Proverbios contiene unas setenta amonestaciones.


El Chisme, mentiras,calumnias, críticas,palabras ásperas, insultos, sarcasmos y ridiculizar a otros. Tenemos que decir que cualquier forma de hablar que hiera a otra persona, es un pecado.

¿Por que no nos dirijamos de la forma correcta en nuestra forma de hablar?
 Los hábitos arraigados que no queremos cambiar, Mateo 15:18 dice que todo lo que digo revela lo que está en mi corazón; tenemos que tratar con nuestra forma de hablar., Si hemos sido despojados de nuestra pasada manera de vivir debe existir una renovación, un cambio total!.

Efesios4:29
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, 
sino la que sea BUENA para la necesaria edificación,
a fin de dar gracia a los oyentes.

NINGUNA esto significa decir no a toda forma de hablar que lastime o denigre a otros, nada de chisme, mentiras, calumnias, criticas,etc.

Mi oración seria el Salmo 141:3
Pon guarda a mi boca, oh Jehová;
Guarda la puerta de mis labios.

Toma control de lo que digo, oh Señor,
y guarda mis labios.

Si no cumplimos diariamente en nuestro tiempo de oración y lectura de la palabra de Dios ¿como podremos quitar esos hábitos?no esperemos que suceda!!! 

Aplicación: Ten un tiempo diario de la Biblia y ora
                  Se amable con tus hijos (no quiero que me recuerden como una madre refunfuñona)
                  Elije decidir cortar con este pecado, aferrate a Cristo.
                   Memoriza el Salmo 141:3.

Notas de http://theroadto31.com/2014/03/proverbs-mothers.html
Pecados respetables de Jerry Bridges

                                                         


                                                        Aprendiendo a ser mamá  










  



    



No hay comentarios:

Publicar un comentario