viernes, 30 de mayo de 2014

clases de la Biblia a mis hijos, como lo hago?

CÓMO DAR UNA CLASE DE BIBLIA A TUS HIJOS.
Por Karla Pares
“Y estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu corazón, y las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino y al acostarte y cuando te levantes.”
Deuteronomio 6:6 y 7.


¿Por qué darle clases de Biblia a mi hijo?
Porque pones los fundamentos de su vida, principios que son cimientos en diferentes situaciones que se le presentarán. Los hijos van a decidir por ellos mismos a cierta edad, y si no tienen bases firmes, seguirán la corriente de este mundo.
¿Cómo lo hago?
1.- Lo primero nos dice Dios, es tener su palabra sobre tu corazón, es decir, creer, vivir y hablar la palabra de Dios por que el ejemplo arrastra.
2.-“…y las repetirás a tus hijos…y al levantarte”. Decir a los hijos veinte mil y un veces los mismos principios  con paciencia al día, a la semana ó cada que se requiera recordar (por ejemplo ser obediente). Pero también es Memorizar con ellos textos que los ayudarán por ejemplo “amarás a tu prójimo como a ti mismo” Mt.5:43. Puede ser uno por semana  en las mañanas como dice el texto “…y hablarás de ellas…al levantarte”.
3.- “y hablarás de ellas estando en tu casa”. Enseñar y explicar de acuerdo a la edad asegurándonos de que nos entienden con un lenguaje sencillo de acuerdo a la edad y a su entorno (tú sabes hasta cuánto te pone atención y las palabras que conoce).
a) Lee el pasaje que quieres enseñar.
b) Identifica los personajes y lugares
c) Conoce el contexto del pasaje y su época
d) Observa los hechos y anota una sucesión de eventos.
e) Haz un relato sencillo y escríbelo de acuerdo a su edad.
Comparte la historia bíblica en un tiempo adecuado, puede ser por la noche “y hablarás de ellas…al acostarte”. Esto puede ser a manera de lectura antes de dormir. Te puedes apoyar con dibujos, muñecos o imágenes o lo hasta tus dedos pintados de los personajes.
4.- “y hablarás de ellas…andando por el camino”. Hay lecciones que enseñas a tus hijos a lo largo del día por que se van requiriendo en el momento. Por ejemplo cuando te dicen en la escuela que tu hijo se peleó, tuvo una mala conducta, tomo algo que no era suyo; ó cuando tu hijo te comparte que está triste porque no jugaron con él, lo lastimaron o se burlaron. El Espíritu Santo  te dará sabiduría y seguramente te hará recordar un pasaje que hayan visto, o un versículo que hayan memorizado antes. Recuerda que es importante tener la palabra primero en tu corazón para que ministres a tu pequeño cuando se requiera. Busca el momento adecuado donde tengas toda su atención (puede ser en la comida) y a modo de plática-diálogo enseña el principio para esa situación.
 Recuerda el modelo de enseñanza  Jesús de las parábolas al poner ejemplo que se asemejen a la situación que queremos enseñar, de algo cotidiano enseñar una verdad espiritual.
 Puedes hacer un plan-guía sobre los temas que necesitas enseñar; al hacer una lista apóyate en la concordancia de tu Biblia para buscar los pasajes y versículos relacionados; por ejemplo, el amor, el perdón, la generosidad, la honestidad, el respeto, etc.

Cualquier duda, consulta al Espíritu santo y pídele sabiduría a Dios que te la dará abundantemente y sin reproche  Santiago 1:5

No hay comentarios:

Publicar un comentario