domingo, 16 de marzo de 2014

aprovechando el tiempo en la cocina



Cocinando memorias
La cocina es básica en toda casa, es el lugar en que preparamos sustento físico para la familia, se requiere planeación para llevar a cabo el tipo de alimentación adecuado a las necesidades y costumbres de cada familia, se requiere esfuerzo y tiempo para abastecer de los víveres, se requiere fe para estirar el gasto (especialmente si tienes adolescentes en casa J).  Aunque muchas veces puede ser con prisas o estresante también es un lugar en el cual podemos “cocinar” tiempos de calidad con nuestros hijos, platicar con ellos, compartir la Palabra de Dios, hablar sólo de lo que va pasando en sus días, en su vida y en la nuestra.
Ya que pasamos buena parte de nuestra vida allí (sea comiendo o cocinando o limpiando), podemos aprovechar para hablar de la fe a los nuestros, así como Dios nos anima en Deuteronomio 6:6,7
Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;
y las repetirás a tus hijos,
y hablarás de ellas estando en tu casa,
y andando por el camino,
y al acostarte,
y cuando te levantes.

                Naturalmente nos resulta molesto que nos repitan las mismas cosas, pero pidiendo sabiduría a Dios podemos cocinar con propósito, aprovechando al máximo cada momento para sembrar la Palabra. He aprendido que se pueden establecer fuertes lazos de amor y amistad alrededor de la comida. Así lo hizo Jesús cuando en su inmenso amor les preparo el desayuno a sus discípulos y uso esa ocasión para restaurar a Pedro (Juan 21) ¡Qué privilegio! ¡Qué oportuno! Jesús no hizo uso de esa oportunidad para reprochar a Pedro por haberle negado, no lo juzgó, lo levantó! Así que muy bueno nos sería tener por regla no juzgarnos unos a otros en éste tiempo tan de familia.

Algunas cosas que se pueden enseñar en la cocina son:

Administración: Dios quiere que usemos correctamente las cosas que nos provee. Enseña a tus hijos a hacer compras correctas: en calidad, cantidad y en precio, esto además de ser apoyo a la economía les puede generar un ahorro para usarlo en algo especial.  Cuando los hijos son jovencitos arriésgate a dejarles hacer las compras de la semana (con tu supervisión claro) esto les da una enseñanza permanente.
Cuidado de nuestro cuerpo: recuerda que somos templo de Espíritu Santo y debemos enseñar a nuestros hijos a ser cuidadosos de lo que comemos, que no nos dejemos llevar por lo que nos quiere vender la gente a quien lo le importa nuestra salud.  Tampoco debemos dejarnos llevar por todo lo que el cuerpo pide, eso nos lleva a la falta de dominio propio.
Amor por el prójimo: es importante aprender a compartir de lo que Dios nos provee, entre los miembros de la familia y con otras personas. Planeen cocinar una cena juntos para compartirla con alguien en necesidad. En casa, mi hija invita a sus compañeras y nosotros le hablamos de Jesús durante la comida.
Tomar retos y Superar frustraciones: la cocina es como un laboratorio en donde se pueden hacer montón de experimentos, pero no todos salen bien a la primera. Anímense a hacer cosas nuevas, tomen riesgos juntos.
Gratitud: que importante es saber reconocer el trabajo de los demás para que nosotros tengamos el alimento en la mesa. Agradezcan la provisión de Dios, la provisión de papá o mamá, o quien aporta para comprar los víveres, agradezcan a quien cocina, a quien limpia, etc. Den gracias por todo, aún por esas verduras que no te gustan pero que tu cuerpo necesita.
Dios te mostrará más lecciones provechosas durante este tiempo en la cocina.

Actitud del trabajo familiar:

Desde que mis hijos estaban pequeños les he dado la oportunidad de cocinar conmigo, de hornear juntos, créanme que no soy experta y muchas veces han salido cosas muy raras del horno, ¡pueden preguntar acerca de sus primeros pasteles de cumpleaños hechos por mí! Me he frustrado, enojado, llorado pero también he reído y crecido junto con la familia. Pero es muy importante cuidar nuestra actitud para no desalentar-les en éstas actividades familiares,  veamos algunos términos culinarios para sazonar nuestros tiempos familiares en la cocina:

AROMATIZAR: agregar sabor con algún ingrediente a una preparación.
AROMATIZA con amor para que vean a Jesús en forma práctica. Para tener éxito se requiere amor, nos lo dice Colosenses 3:14 (en la versión DHH) Sobre todo re-vístanse de amor, que es el lazo de la perfecta unión. Podemos tener éxito al proponernos sacar provecho de ese tiempo si como primer ingrediente usamos el amor. Por amor planea algo especial de vez en cuando, si te vez limitada por tiempo o dinero hay muchas cosas que son sencillas de hacer y a buen precio, considera a cada miembro de la familia y en turnos hagan la comida especial para cada uno de ellos, y diles que es en su honor. (No olvides a ninguno de la casa para que no los lastimes) No todas las comidas les gustan a todos y podemos enseñar que es importante ceder de vez en cuando y participar con amor y gratitud.
BAÑO MARÍA: Recipiente con agua colocado al calor, sobre el que se coloca otro recipiente para que éste último se caliente suave y uniformemente al contacto con el agua. 
PODEMOS FUNCIONAR como el recipiente que regula la temperatura para que nuestros chicos no estén fríos, ser transmisoras del calor.  Como ejemplo: si están cocinando y algo no les sale bien, enseñemos a enfrentar la frustración, diviértete de esos errores. Ellos verán cómo enfrentar sus propias frustraciones y superarlas con nuestro ejemplo. Si algo se rompe por accidente, manifiesta que las personas son más importantes que las cosas, así haya sido la reliquia que te regaló tu abuelita.
BATIR: Mover y revolver una sustancia con el fin de cambiar sus propiedades.
E l fin de involucrar a la familia en éstas actividades es un cambio, no sólo en sus vidas sino en las nuestras; por ejemplo, se requerirá desarrollar  paciencia, planeación, constancia. “Batir” las responsabilidades es importante haciendo rol de tareas (cocinar, limpiar, poner la mesa, etc.) así todos aprenderán un poco de todo.
CRECER: adquirir aumento de volumen mediante cocción o fermentación.
Los hijos eran pequeños escuchaban las historias de la Biblia y la aplicábamos a nuestras vivencias o las suyas, luego conforme crecían, ellos podían leernos algo. Ya más jóvenes cada uno comparte lo que Dios le está hablando en su tiempo personal de lectura.
 Ya no tenemos los mismos horarios pero cuando estamos todos en casa es muy importante ese tiempo en cocina. Has tus propias tradiciones familiares, nosotros hacemos galletas cada vez que ponemos nuestros arreglos navideños, puedes planear un día de familia al mes, empieza a cocinar tus propias memorias. Ten un pizarrón para dar gracias en tu cocina o para aprender textos juntos.


LES COMPARTO UNA RECETA DIVERTIDA, DELICIOSA Y SALUDABLE PARA UNA TARDE DE PELÍCULA EN LA QUE PODEMOS COMER LO QUE COCINAMOS JUNTOS:
Este es uno de los platos mexicanos más conocidos en todo el mundo.
Ingredientes:
800 gr de pollo picado (podemos utilizar cerdo o res molida)
1 cebolla mediana
½ pimiento rojo y verde
3 tomates
1 lechuga
300 gr queso cheddar o tipo bola o el que te guste más
1 bolsa de Tortillas de maíz, tipo Doritos.
1  condimento para Tacos (ver receta al final)
Sal y pimienta
(Como todos los “tacos” le podemos poner y quitar lo que nos gusta, yo hago guacamole, frijoles, pongo crema y chiles jalapeños)
Elaboración:
Para empezar pelamos la cebolla y lavamos bien los pimientos. Después lo picamos todo en pequeños trozos. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva a calentar para empezar a rehogar la cebolla y los pimientos durante unos minutos hasta que estén pochados.
Una vez que esta todo pochado, añadimos la carne picada y sofreímos durante unos minutos hasta que este casi  hecha. Llegado a este punto sazonamos con las especias del condimento para tacos, junto con un poco de agua para que se distribuyan mejor por toda la carne. Salpimentar al gusto, pero antes prueba la carne, ya que el sobre de condimento contiene sal. Dejamos al fuego hasta que más o menos haya reducido todo el líquido.
Terminada la carne, reservamos hasta el montaje de la taco salad y empezamos a preparar los siguientes ingredientes. Lavamos las lechugas que picaremos en juliana, pelamos los tomates que partimos en pequeños cuadrados y con la ayuda de un rallador de agujero grueso, rallamos el queso.
Presentación:
En un plato llano, ponemos la primera capa de nuestra receta que son las tortillas de maíz. Continuamos con una generosa capa de lechuga y encima de esta, otra capa con el tomate a cuadraditos. Ahora llega el momento de poner encima la carne y sobre esta el queso rallado para finalizarla.
(Nosotros sólo ponemos todos los ingredientes en la mesa y cada uno lo prepara a su gusto!)
CONDIMENTO PARA TACO:
Ingredientes:
1 cucharada de chili en polvo
2 cucharaditas de cebolla en polvo
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de paprika
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de azúcar
1/2 cucharadita de sal
Preparación:
Mezcla todos los ingredientes en un bowl pequeño. Para usarlo en la carne para tacos, agrega al bowl 3/4 taza de agua y cocina con la carne picada durante 15 minutos para darle sabor.

¡Que lo disfruten!
Dios les bendice.
Blanca Colorado





No hay comentarios:

Publicar un comentario