martes, 11 de febrero de 2014

Tan solo porque te amo

Tan solo porque te amo

Cuantas cosas hacemos todos los dias, solo por que amamos a nuestros hijos, simplemente lo hacemos, recuerdas cuantas noches pasaste en vela cuidándolo? o esas noches pesadas para levantarte cada dos horas para alimentar a un recién nacido, recuerdas cuando te dijeron que tu hijo tenia una enfermedad que no entendías y te angustiaste? Cuando pasaste horas de rodillas orando por ese hijo que veías como se alejaba de Dios? Cualquiera que haya sido tu situación el amor de una madre es increíble.
          
La palabra madre describe lo que hacemos, pero también quienes somos., desde el momento que ponen a nuestro recién nacido en nuestros brazos, nos transformamos en mujeres con propósitos y responsabilidades con significado diferente al que teníamos.

 El amor de Dios 

El amor de Dios es un amor "ágape" capaz de amar a quien es indigno, un amor total, un amor incondicional, solo este tipo de amor es capaz de dar a su hijo único para morir por  la humanidad., este amor solo proviene de Dios, es el único que lo da!.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. 1Jn:10.

El amor de Dios en nosotros

a) El amor de Dios en nosotros nos transforma: somos  una nueva criatura cuando creímos en Jesús como nuestro Salvador. De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron., he aquí todas son hechas nuevas. 2Cor.5:17.
Así  que si amamos es por que El nos amo primero y su amor fue derramado en nuestros corazones haciéndonos nuevas criaturas.

b) El amor de Dios ha sido derramado en nosotros para perdonar todos los dias, abrazar, besar, acariciar, levantar, curar, para dar a otros de su amor en todo momento.

Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. 1Jn.4:11.

c) El amor de Dios nos ayuda a admitir nuestra impotencia y reconocer nuestra total dependencia de Dios.
Mucha veces pensamos que somos las heroínas de nuestros hijos, y cuando pienso en el amor de Dios recuerdo que debo depender de El en la vida de nuestros hijos y en toda circunstancia que suceda a su alrededor.

Entonces si el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones tenemos la capacidad de hacer todas las cosas con amor. 1Cor. 16:14.
No es por mi, ni por ti, es por Dios en ti y en mi.


aprendiendo a ser mama Lizy




No hay comentarios:

Publicar un comentario